Entradas

Chistes en inglés

La entrada de hoy nos va a presentar algunos chistes en inglés. En concreto, vamos a centrarnos en chistes que contienen juegos de palabras.

Estamos en verano, cargando las pilas con vistas al curso que viene. Así que nada mejor que un poco de humor británico. Vamos a proponer algunos chistes en inglés en los que los juegos de palabras (en inglés, puns) tendrán especial protagonismo. Esta categoría de chiste se llama a veces dad jokes.

 

Chistes en inglés - Facebook

 

What do you call a fish with no eyes?

A fsh.

En primer lugar, para explicar el primero de nuestros chistes en inglés debemos hablar de la pregunta. Contra lo que los españoles solemos pensar por influencia de nuestro idioma, para preguntar cómo se dice algo, no decimos how do you call…? sino what do you call…?

En cuanto al juego de palabras en sí, se juega con el mismo sonido de la palabra eye (ojo) y de la letra I. Por tanto, el mismo sonido sería para las preguntas “¿cómo llamamos a un pez sin ojos?” y “¿cómo llamamos a un pez sin íes?”. De ahí que desaparezca dicha letra en la palabra fish.

 

There is something about substraction that just doesn’t add up.

Para empezar, debemos aclarar que una substraction es una resta y que adding (up) es sumar. Sin embargo, luego tenemos un verbo frasal, add up, que significa cuadrar o tener sentido.

Por tanto, la traducción de la frase sería la siguiente: “hay algo de la resta que simplemente no cuadra”. Pero, al mismo tiempo, la podría interpretarse como esto otro: “hay algo de la resta que simplemente no suma”. Como sumar y restar son antónimos, ahí tenemos la gracia del segundo de nuestra recopilación de chistes en inglés.

 

What do you get from pampered cows?

Spoiled milk.

En primer lugar, tenemos que hablar del vocabulario, ya que puede haber palabras que no entendáis. La palabra pamper podría traducirse como “mimar”. Por ejemplo, si vas a un spa para que te den masajes y demás es muy típico decir que ahí estás pampered.

Por otro lado, la palabra spoil significa “echar a perder” (de ahí los famosos spoilers que, por ejemplo, tantos quebraderos de cabeza han dado recientemente a los seguidores de Juego de Tronos). Así, si sacas la leche de la nevera y te la dejas abierta en la encimera durante dos días, esa leche estará spoiled (o spoilt en inglés americano) y no se podrá beber.

Sin embargo, spoiled tiene otro significado cuando nos referimos a los niños. En tal caso, a lo que nos referimos es a un niño malcriado (es muy habitual la expresión spoiled brat). Es decir, un niño al que se ha mimado excesivamente, tal y como, según el chiste, habríamos hecho con la vaca.

 

Never trust atoms. They make up everything.

En este caso, el chiste juega con dos de los significados del verbo frasal make up (aquí podéis verlos todos). Por un lado, make up significa “componer” en el sentido de ser aquello de lo que algo está compuesto. Por otro, también significa inventarse algo (una historia, un chiste, una excusa…).

Así, la frase significaría que los átomos lo componen todo o lo forman todo y, al mismo tiempo, que los átomos se lo inventan todo (razón por la que no debes confiar en ellos).

 

Reading while sunbathing will make you well read.

Sobre el último de los chistes en inglés seleccionados hay que comentar un par de cosas: lo primero es que sunbathe (literalmente, bañarse en sol) significa tomar el sol; lo segundo es que decimos que alguien está well read cuando ha leído mucho; lo tercero es que la palabra read se pronuncia diferente como presente o infinitivo que como pasado o participio (que sería la forma verbal utilizada en well read), de tal forma que esta forma de read tendría exactamente la misma pronunciación que el color rojo red.

Por lo tanto, leer mientras tomas el sol hará que estés tanto bien leído como bien rojo, esa típica tonalidad tan habitual en los guiris que pueblan nuestras ciudades costeras.

 

 

 

Razones para estudiar inglés

Hay muchas razones para estudiar inglés: sacarte un certificado, mejorar currículum, ampliar horizontes académicos y laborales, viajar… y no sonar así.

Seamos realistas, si eres el eterno estudiante de inglés, en pleno verano lo que menos te apetece es ir a clase. Es mucho más agradable darse baños en la playa que estudiarse los verbos frasales. Sin embargo te animamos a no dejarlo para los habituales propósitos de año nuevo, ya que hay muchas razones para estudiar inglés. Pero hoy nos centramos en, probablemente, la más importante: no acabar sonando como lo que viene a continuación.

Razones para estudiar inglés - Facebook

Todos sabemos que a los españoles el inglés se nos da mal: al contrario que los idiomas nórdicos, el español procede de una rama lingüística diferente a la inglesa; nos tenemos que tragar las series y películas en sus horribles versiones dobladas; sistemas educativos mal enfocados. Sea cual fuere la razón, lo cierto es que cada vez que un español abre la boca en inglés, los resultados suelen ser de vergüenza ajena (o second-hand embarrassment). Repasemos algunos de los casos más flagrantes para que sepáis a quiénes no os queréis parecer:

 

Ana Botella

La intervención de la entonces alcaldesa de Madrid frente al COI se hizo muy famosa hace unos años. Y, oyendo semejante atrocidad, se entiende fácilmente el porqué. Años después, aún cuesta referirse al “relax” o palabras derivadas sin que automáticamente salga de nuestras bocas un “… cup of café con leche”.

 

José María Aznar

Si el nivel de inglés es hereditario, no queremos ni imaginar lo que puede salir por las boquitas de los churumbeles del matrimonio.

 

Y no parece que su sucesor al frente de nuestro Gobierno esté mucho mejor:

 

José Luis Rodríguez Zapatero

Pues parece que esto no es exclusivo del Partido Popular sino que es algo que afecta a todos nuestros presidentes. En el caso de Zapatero, se atrevió cuando pensaba que nadie le oía (con cómicos resultados, naturalmente), pero no en público:

 

Francisco Franco

“Esto con Franco no pasaba”, dicen algunos nostálgicos de tiempos más oscuros. No es el caso en lo que al manejo del inglés de nuestros dirigentes se refiere. Aquí podemos ver al dictador “gustándose” en un espectacular despiporre:

 

Emilio Botín

Si de los líderes políticos no se puede esperar un inglés medianamente potable, uno podría pensar que los líderes bancarios a lo mejor subían un poquito el nivel. Vana esperanza, como demostró el ya fallecido Emilio Botín, cuyo discurso en este vídeo parece más propio de una parodia de La Hora Chanante que otra cosa:

 

Mundo del deporte

¿Son nuestros deportistas lo suficientemente competentes en la lengua de Shakespeare? Pues habrá de todo, pero claro está que no faltan ejemplos inductores de facepalm. Como muestra, veamos algunos botones:

Sergio Ramos deseando feliz navidad:

Javier Irureta, siendo víctima de una broma radiofónica (que tuvo su correspondiente remix):

 

El nuevo entrenador del equipo de fútbol de nuestra ciudad, Juande Ramos, cuando entrenaba en las islas:

El también fallecido Jesús Gil, cuyos niveles de inglés eran equiparables a los de corrección política:

 

El mundo de la música

Tampoco aquí andamos escasos de ejemplos, como podréis comprobar a continuación:

Raphael, que pese a amasar números uno en todo el mundo, no podía evitar pronunciar de aquella manera:

El Príncipe Gitano, picándose con Raphael y, cosa que parecía imposible, superándole con amplitud:

Los Manolos (que nada tenían que ver con ciertos presentadores de televisión deportiva), propiciando que el pobre John Lennon se revolviera en su tumba con motivo de los Juegos de Barcelona:


 

Conclusión

Como verás querido lector, además de las múltiples razones para aprender inglés que tienen que ver con tu vida laboral o académica, poder entender la letra de tus canciones favoritas, leer los libros que te gustan en su idioma original o ver las pelis y series con la voz de los actores que las interpretaron, existe otro motivo de peso para mejorar tus habilidades en este campo: no dar cosica. ¿Y cuál es la mejor solución? Ven a BeLingua!

 

 

Fuente original: Benalmadelman

Diferencias culturales entre España y Reino Unido

Si estás pensando pasar un tiempo en UK, quizás deberías tener en cuenta las diferencias culturales entre España y Reino Unido, algunas bastante curiosas

En la entrada de hoy, vamos a abordar algunas curiosidades culturales que suelen llamar la atención de los españoles al viajar al Reino Unido con la intención de pasar allí un tiempo y aprender inglés.

Diferencias culturales entre españa y reino unido - facebook

Los peligros de cruzar la calle

Es de todos conocida la peculiaridad circulatoria existente en el Reino Unido, donde se circula por el lado contrario de la carretera. Eso, naturalmente, obliga a un pequeño período de adaptación a la hora de ponerse detrás de un volante en las islas. Sin embargo, las implicaciones de esto no quedan aquí, puesto que los peatones también se ven afectados: acostumbrados a mirar hacia la izquierda para cruzar la calle, uno puede llevarse un pequeño susto si no recuerda que en Inglaterra los coches vienen desde el otro lado.

Los grifos

Una de las diferencias culturales entre España y Reino Unido que más sorprenden al español es la curiosa ausencia de grifos únicos con los que poder modificar la temperatura del agua de los lavabos. Por el contrario, cuando uno pretende lavarse las manos por allí arriba, se ve obligado a debatirse frente a una cruel disyuntiva: congelarse las manos o achicharrárselas.

Afortunadamente, ha habido quien ha sido capaz de encontrar una ingeniosa solución.

Las persianas

Sin salir de casa, nos encontramos con otra pequeña molestia. Por alguna misteriosa razón, los arquitectos británicos no han debido de oír hablar de esos maravillosos artilugios que se colocan en la ventana y se abren y cierran para permitir o impedir la entrada de la luz. ¡Con razón los guiris madrugan tanto! Cuando llega el verano y a las 5 de la mañana hay más luz que a las 5 de la tarde en invierno, esos rayos de sol entrando a intempestivas horas del amanecer no se agradecen precisamente. Especialmente si has estado de fiesta y andas un poco resacoso (o hungover).

meme diferencias culturales entre españa y reino unido

El alcohol

Para llegar a estar hungover, habrás debido pasar por varias fases antes. Primero un poco tipsy, luego drunk y, si no andas con cuidado, absolutely wasted. No obstante, atravesar tales fases va a resultar más costoso, tanto en tiempo como en dinero, de lo que sería en España (motivo por el cual los guiris suelen acabar en nuestras ciudades costeras, ganándose una reputación de binge drinkers digamos discutible): ¿por qué decimos esto? Porque, al contrario de los cubatas a medio vaso que la generosidad de camareros vertiendo líquido durante varios segundos permite en España, las bebidas en Inglaterra tienen unas medidas oficiales que al español entrenado apenas le parecen irrisorias: por ejemplo, los spirits (básicamente whisky, vodka. ron, ginebra y brandy) se sirven de 25 en 25 mililitros y los licores de 50 en 50. Esto se traduce en que, si te acercas a una barra británica a por tu ron con coca cola, probablemente te encontrarás preguntándote si no se les habrá olvidado echarle el alcohol.

Consecuencia de lo anterior es que los jóvenes autóctonos tienden a optar por pasarse la noche bebiendo pintas, ya que les cunde más por el mismo precio. En España, no asociamos tomarnos una caña a estar de fiesta pero en Inglaterra cualquier pub, bar o night club (lo que sería un bar de copas o discoteca, lo que hace que, contra lo que solemos decir los españolitos, salir de fiesta no sea go to the party sino go clubbing) que se precie tendrá al menos un par de grifos de cerveza rubia o lager, otro par de cerveza oscura o bitter y, por último, uno de cerveza negra (normalmente de una marca que no mencionaremos para no hacer publicidad pero que tiene un libro de los récords). Quizás sea por esa tendencia a acabar bebiendo, literalmente, litros de cerveza que todos los garitos ingleses tienen unos baños absolutamente lujosos en comparación con los tercermundistas zulos que nos podemos encontrar en nuestras zonas de marcha. En ellos, probablemente te encontrarás con un o una especie de “gorrilla” de cuarto de baño que te ofrecerá multitud de variados jabones y pijaditas similares, chantajeándote emocionalmente para que pagues una libra (pound o, de forma coloquial, quid tanto en singular como en plural) por lavarte las manos. Para colmo, pueden suponer un pequeño problema si eres de vejiga tímida, como Moss y Roy de The IT Crowd, serie que recomendamos encarecidamente:

 

Igualmente suelen llamar nuestra atención algunas cosas raras que los guiris se echan al gaznate cuando salen de fiesta: vodka con coca cola (¿?), malibú con coca cola (¿?¿?), brandy con coca cola (¿?¿?¿?)… ¿Qué tendrán estos guiris con la coca cola? Asimismo, tienen una bebida bastante popular que se llama wine spritzer, que viene a ser como nuestro maravilloso tinto de verano, sólo que con vino blanco. Probados ambos, cualquier paladar serio sabe que podrán decir que no tenemos ni idea de hacer una buena taza de té pero en este sentido los que no saben lo que se hacen son ellos.

Los ingleses no tienen frío

No sabemos si será esas cosas tan extrañas y originales que beben tendrán algo que ver, pero es un hecho científico y comprobado que los británicos son inmunes al frío. Ya puedes estar tú encogido, pelándote de frío pese a tus innumerables capas “cebolliles” de ropa de camino al pub, que el guiri británico medio andará en pleno enero con su camiseta de manga corta sin ningún tipo de problemas.

En una liga aparte juegan las inglesas, ya que, si bien es posible encontrarse a ingleses en sandalias en tan intempestivas épocas del año, lo más normal es encontrarse con las autóctonas andando con atuendos de, digamos, poca consistencia. Ocasionalmente, alguna se deja hacer mella por el frío y camina tiritando visiblemente. Deducimos que probablemente sean escocesas (nacionalidad tacaña en el imaginario de los estereotipos británicos por excelencia), queriendo ahorrarse la libra del ropero o cloak room.

En realidad, nadie dice thank you

O casi nadie.

Una cosa que llama la atención al llegar allí es que eso que saben hasta los que nunca logran aprender inglés, dar las gracias, no se suele decir con el archiconocido thank you, al menos al hablar con gente de una edad relativamente joven. Por el contrario, lo que se oye a todas horas por allí es cheers, o incluso cheers, mate (gracias, tío/colega).

Pues con esto nos despedimos, agradeciendo que nos hayáis leído: cheers. mate!

¿Conoces algún otro choque cultural que nos podamos encontrar los españoles en el Reino Unido?

 

 

7 razones por las que nunca logras aprender inglés

España está llena de gente que quiere aprender inglés, pero no lo consigue, ¿te encuentras tú entre ellos? Descubre por qué.

Qué desastre, llevas desde los 10 años intentando aprender inglés y tus sobrinos ya tienen más nivel que tú. Ahora te están pidiendo un B1 y te da pereza volver a empezar. ¿Eres el típico estudiante eterno de inglés? Si se cumplen estas 7 razones, tienes que asumir que tú también formas parte de este numeroso grupo de personas:

7 razones por las que nunca logras aprender inglés

1. La profesora de inglés que te tocó en el cole tenía acento “de los montes”.

Crees recordar que todos los años dabas el mismo contenido (presente continuo, pasado continuo, presente perfecto, y otra serie de cosas que no sabes ni lo que son). Y la profesora era la típica señorona que tenía peor acento que nuestros políticos y a la que también le habría venido muy bien aprender inglés. Y a día de hoy te sigues acordando de algunas de sus frases más míticas, jjjjjelou ebribodi, jjjjjau ar yu?

2. Cuando te fuiste de ERASMUS aprendiste solamente a desenvolverme en inglés en los bares, rodeado de españoles.

Crees que tu fallo fue el no pisar la universidad. Eso sí, ahora tienes amigos (que consideras hermanos) en todos los rincones de España. Y como ninguno del grupo sabía hablar inglés bien, os pasasteis el año entero hablando como indios, y nadie sacaba el diccionario. Pero te cundió muchísimo, te dio tiempo a conocer Ámsterdam, Berlín, París, Bruselas y Londres, pero no aprender inglés.

3. Llevas tantas academias de inglés como gimnasios.

Te has apuntado en todas las academias de tu barrio. Has trabajado las 20 primeras páginas de unos 10 libros de texto de inglés (student’s books) diferentes. Lo que reconoces es que nunca llegaste a hacer los deberes de las 20 primeras páginas de sus 10 libros de ejercicios equivalentes (workbooks).

4. Todos tus amigos ven Friends en versión original menos tú.

Aunque no te lo crees del todo, porque ellos tuvieron la misma profesora que tú. Igual dicen eso y luego lo ven con subtítulos. Tú lo intentaste una vez, e incluso con subtítulos no entiendes ni la mitad y acabas durmiéndote en el sofá.

 

5. Cuando un guiri te para por la calle para preguntarte algo, te echas a temblar.

Todo por culpa de la profesora señorona del colegio, que no os obligaba a hablar.

6. No te sabes ni la mitad de la maldita lista de verbos irregulares.

Y lo peor de todo, los pronuncias a la española (come, came, come // beguín, begán, begún).

7. Te emocionas cuando consigues aprenderte el estribillo de una canción en inglés.

Y te emocionas más aún cuando la ponen en un bar. Lo cantas como si no hubiera mañana. Y miras hacia abajo, tomas un trago de tu bebida o hablas con alguien cuando pasa el estribillo, porque esa parte no te la sabes ni entiendes un carajo. Far away, far away… !

¿Vives en Málaga y quieres dejar de ser el eterno estudiante de inglés de una vez por todas? En BeLingua te ofrecemos muchas maneras de aprender inglés. ¡Ven a conocernos!

 

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo con tus amigos!